Seguidores

Visita mi tienda

martes, 10 de enero de 2017

Cambios

Este fin de semana, en contra de todo pronóstico, fuimos al pueblo.
Yo tenía un dolor de cabeza terrible, algo totalmente inusual en mí, casi nunca me duele la cabeza, pero este fin de semana parecía que iba a explotar.

El domingo por la mañana mis planes eran quedarme en la cama a oscuras hasta que mi cabeza mejorara, pero después de una hora dando vueltas despierta, decidí levantarme, ducharme, tomar un vaso de zumo con una pastilla y buscar algo que hacer para entretenerme.

Decidí recoger los adornos de Navidad (al abrir la escalera para subir al desván me pillé un dedo, así que ahora me dolía la cabeza y un dedo). Poco a poco fui guardando todo y limpiando, llegó la hora de comer, los domingos comemos en casa de mi suegra, pero yo me quedé en casa sin comer y seguí con mi labor.

Moví alfombras, muebles, lamparas de mesa, adornos, plantas,....y por fin llegué a una combinación que me gustó.

Esta era la disposición de la entrada de mi casa antes de Navidad.






No es que no me gustara, pero lo veía muy soso. Como si no fuera mi casa.
Empecé a hacer pruebas con distintos muebles y al final encontré la manera de que luciera más.



¿Qué os parece?
A mí me gusta mucho, porque al abrir la puerta de la calle invita a entrar y sentarte un ratito.

El cuadro es un oleo que llegó a mi tienda y que iba para la basura, la butaca es de un piso que vaciamos, es de castaño y está en perfecto estado, a pesar del tiempo que tiene.
La consola es la que me arregló mi hermana, aquí tenéis el antes y el después. 
Creo que aquí luce mucho.
El espejo es una cornucopia que compré hace tiempo en un rastrillo, algún día os pondré el antes y el después, tenía una pintura dorada horrible y al quitarla descubrí un pan de oro antiguo, precioso y así lo dejé.
La lámpara de sobremesa era de mi abuela. Es una lámpara preciosa de porcelana y bronce tipo Capodimonte con florecitas en rosa y amarillo y el pie en color azul y blanco.
Curiosamente hace juego con las lámparas del techo, que eran de mi suegra (hoy no tengo foto, pero el próximo día edito y os pongo una, porque son preciosas)
La columna con la planta fue un regalo de boda que me hizo mi madre, es una columna india de madera comprada en un anticuario en Oviedo
En resumen, creo que el rincón ha quedado acogedor.

¿Y sabéis lo mejor de todo? Con todo el mover y colocar el dolor de cabeza desapareció.

Pronto os enseñaré más cambios en mi casa.

¡Hasta pronto!



miércoles, 4 de enero de 2017

Proyectos para 2017

¡Feliz año a tod@s!
Aquí estoy de nuevo con más proyectos, ideas y planes para desarrollar a lo largo de este nuevo año.
De momento os traigo un adelanto de lo que es mi primer proyecto del 2017.







Ya os contaré más. De momento vamos a esperar a los Reyes Magos y  después seguiremos con nuestras cosas.

¡Hasta pronto!



domingo, 1 de enero de 2017

¡¡FELIZ 2017!!

¡¡¡FELIZ 2017!!


domingo, 25 de diciembre de 2016

Navidad en la cocina

Me encanta variar la decoración de toda la casa dependiendo de la época del año, el único sitio donde no tengo permiso para cambiar cosas es la habitación de mi hijo, su feudo.
El resto de la casa cambia de aspecto una y otra vez dependiendo de la estación, de mi estado de ánimo, de las novedades que encuentre en mis cazas de tesoros,....

La cocina es uno de mis lugares favoritos y ahora en Navidad es uno de los más resultones. Este año fue donde más novedades introduje y estoy bastante satisfecha.
Vamos a dar una vuelta por ella y os cuento.

Lo primero que nos encontramos es un muñeco de nieve en la puerta de la cocina deseando Feliz Navidad a todo el mundo.



Y una vez dentro de la cocina, en la pared de la derecha un cuadro de punto de cruz flanqueado por dos adornos de pasta en forma de galleta de jengibre.



El cuadro lo fui bordando a ratitos libres y la verdad es que lo acabé enseguida, el marco es de Ikea y a pesar de no ser el típico verde de Navidad me pareció muy adecuado para los colores del cuadro.



Cuando estaba montando el árbol de Navidad del pueblo (os lo enseñaré en otra entrada) me acordé de estos adornos que encajaban con el color del marco y con los motivos del bordado.



Tienen ya varios años, pero al cambiarlos de ubicación, da la sensación de ser nuevos.



Al lado de la nevera, en un rincón un poco aburrido, unas cuantas luces para alegrar la noche.



En la esquinera una colección de figuras de Santa Claus, tazas y menaje de Navidad recopilado a lo largo de los años.



Tazas de chocolate, Santa Claus cocinero, muñecos de jengibre,..


Casitas de jengibre, más Santa Claus y casitas de jengibre,...



Platos de estrella, tazas y teteras esmaltadas rojas,...


Una esquinera alegre y colorida.



Seguimos y llegamos a la encimera debajo de la ventana.
Un pequeño árbol con bolitas rojas y una guirnalda de luces con forma de muñeco de jengibre en color cobre.



A su lado una lata con estampado de bayas navideñas (es una antigua lata de panetone).



Y en la esquina, sobre una servilleta roja y verde, unos botes con bastones de caramelo, un divertido reno y una botella con un corcho de Santa.





Y ya para terminar, encima de la tele, en el estante.
Más menaje navideño, un muñeco de jengibre cocinero y tarros llenos de cortadores de galletas.






Algún que otro adornito y otro cuadro de punto de cruz navideño con temática dulce.




Aquí el cuadro con más detalle, está sujeto con chinchetas sobre un corco enmarcado, para poder aprovechar el mismo soporte en distintas ocasiones.



¡Y ya está! una visita completa a mi cocina vestida de Navidad.

¡Hasta pronto!






sábado, 24 de diciembre de 2016

                          ¡Feliz Navidad!


         

viernes, 23 de diciembre de 2016

Navidad Rosa

Como os comentaba en la anterior entrada, otro de mis proyectos de decoración navideña para este año era una Navidad Rosa.
Cambiar la decoración navideña de toda la casa por otra en rosa me parecía excesivo, así que comencé por el cuarto del ordenador/ costura.
Tenía un mini abeto que había comprado el año pasado en Ikea y una guirnalda de luces led con forma de rosas de Primark y estos dos objetos fueron el punto de partida.






Recordé unas bolas de flores que había guardado después de una caza en verano y un par de adornos de cristal vintage que tenía en una caja.



Saqué del olvido a todos mis querubines, me acordé de un Papá Noel blanco que me había regalado un amigo el año pasado y lo traje de la casa del pueblo.
Rellené un farolillo rosa con otra guirnalda de  luces led y encapsulé a uno de mis angelitos.
Tenía un viejo adorno de árbol en forma de Papá Noel, pero estaba muy estropeado, así que le quité la poca pintura que le quedaba y lo repinté de rosa.


Añadí a la escena una bota de cristal y marabú y un angelito de cristal de bohemia que me trajeron mis padres de Praga este año.

En la pared colgué una lámina victoriana y lo acompañé de un precioso encaje navideño también venido de Praga.

Así en un momento creé mi rincón de Navidad Rosa.


El resultado me gustó y estoy segura de que el próximo año no sólo repetiré, sino que ampliaré mi Navidad Rosa.


Con esta entrada participo en el Finde Frugal de Marcela Cavaglieri





miércoles, 21 de diciembre de 2016

Winter wonderland

Me encanta la Navidad, no es ningún secreto.
Me muero de envidia cada vez que veo en la red decoraciones navideñas, sobre todo las americanas, Santa Claus de todos los colores (incluido mi adorado rosa),muñecos y casitas de jengibre de todos los tamaños y materiales, luces y adornos vintage,..
Así que cada año busco inspiración y procuro renovar mi decoración. Tengo la suerte de poder acceder a adornos vintage y montones de material gracias a mi tienda, así que a lo largo del año voy seleccionando.




Este año quise hacer mi propio Winter Wonderland, o lo que es lo mismo paisaje nevado navideño. Encontré una bolsa de nieve artificial de hace mil años (el precio marcaba 200 pesetas), era perfecta porque era brillante, como pequeños cristalitos. 
En una caja de un piso que vaciamos había unos pequeños renos de tamaño aproximado a un Papá Noel que tenía de cuando era pequeña.
En otra caja de adornos navideños que llegó a la tienda había un pequeño abeto nevado con una estrella en lo alto.
¡Ya lo tenía todo!



Sólo necesitaba un sitio para colocarlo. La nieve artificial es muy ligera y vuela por todas la casa.
Se me ocurrió usar el plato para tartas con tapa de Ikea.



Montarlo apenas me llevó tiempo, tenía bastante claro lo que quería. El resultado me gusta mucho.



Además, al estar tapado, la nieve no se esparce por toda la casa.




¿Qué os parece?

Otro de mis proyectos este año fue Navidad Rosa, pero eso os lo contaré el próximo día.

¡Hasta pronto!



viernes, 16 de diciembre de 2016

Una camisa usada

¿Qué se puede hacer con una camisa vieja?



¡¡Una corona para la puerta!!


Tan sencillo como cortar la parte inferior de la comisa y enrollarla en la corona, sujetando con alfileres.
Algún lazo, algún detallito y ..¡tachán!



¡Una corona nueva para la puerta!
Fácil, barata y reciclando. No se puede pedir más




Así luce en su lugar definitivo.

Con esta corona participo por primera vez en el Finde Frugal de Marcela Cavaglieri, no os perdáis el resto de participantes, seguro que encontraréis ideas que os gusten.








jueves, 15 de diciembre de 2016

Deseo cumplido

Ya os hablé de las habilidades de mis hermanas, son increíbles, ven belleza en cualquier objeto y saben transformarlo.

Yo siempre quise tener una chimenea, pero el piso en el que vivo era imposible instalar una. Así que ellas se propusieron hacer mi sueño realidad.

Mi madre quitó un cubre radiadores de su salón y ellas vieron la posibilidad.


Quitaron partes, añadieron otras, lijaron, pintaron, decoraron,....


Buscaron la manera de hacer lo que a mí me gustaba, de adaptarlo a mis gustos y a mi casa.




¡Cuando la vi terminada no me lo podía creer! Era el cubre radiadores que había en casa de mis padres, estaba cansada de verlo ¡hasta me parecía feo! y ellas lo habían convertido en una maravilla.

Pude cumplir mi sueño de decorar mi chimenea de Navidad.



Y aquí os muestro la prueba de que no soy la única que la disfruta.



¡No puedo desear unas hermanas mejores!